• Ana Ospina Letters

La escritura a mano se abre camino en tiempos modernos

En los últimos años, es común escuchar a las personas hablar sobre el nivel de estrés, la falta de motivación y la búsqueda de actividades que les permitan relajarse un poco, alejarse de la cotidianidad y combatir la ansiedad.

De esta manera las manualidades, el arte y el deporte se han convertido en una opción para escapar del estrés del día a día, debido a que las personas desarrollan emociones como alegría, entusiasmo y serenidad al realizar este tipo de actividades.

Desde la psicología se ha encontrado una relación directa entre las aficiones (hobbies) que te hacen sentir feliz y un estado de “fluidez” en el cual la actividad que realizas hace que te enfoques y logres concentrarte por completo hasta llegar a desconectarte tanto que el tiempo “pasa volando” y hasta olvides comer…

Entre estas aficiones, el arte de la escritura a mano, donde se pueden encontrar la caligrafía (escribir bonito) y el lettering (dibujar letras), se han empezado a destacar dentro de las opciones que las personas están eligiendo para aprender y practicar. La escritura a mano implica una actividad que estimula el cerebro y que exige la coordinación de procesos cognitivos, motrices y neuromusculares a cualquier edad. Además, dentro de las ventajas de realizar estas actividades se encuentran ejercitar la memoria, mejorar el aprendizaje, alimentar la creatividad y facilitar la concentración. Todo esto ha generado la tendencia actual de regalar elementos realizados a mano, porque para quien los hace es satisfactorio entregar a sus amigos y familiares sus letras en tarjetas y obsequios marcados con su puño y letra, que son más apreciados por quien los recibe.

Un buen punto de partida para establecer cuál de los dos caminos tomar (caligrafía o lettering) es identificar con qué tema te puedes sentir más cómodo y disfrutar más el proceso.


La caligrafía es más formal, tiene reglas muy establecidas para la escritura de cada letra de acuerdo con el alfabeto (como Copperplate, Spencerian, Itálico, Gótico) que quieras aprender y generalmente se asocia con el uso de tinta y pluma (flexible – Copperplate y Spencerian o cuadrada – Itálico y Gótico).







La caligrafía moderna permite algunas variaciones en formas, generando así un estilo diferente. También se puede realizar con herramientas como marcadores punta pincel (brush) y de ahí su nombre en inglés Brush Calligraphy.



Por último el lettering, en el que normalmente se hace uso de lápiz, papel e implica la realización de bocetos para llegar a piezas finales que se caracterizan por la presencia de sombras, efectos 3D, perspectiva, elementos decorativos y colores, es más libre que la caligrafía y puede ir desde algunos estilos muy caligráficos hasta otros más cercanos a la ilustración.


Para hacer lettering no es necesario manejar a profundidad temas de caligrafía pero es claro que, si la persona sabe de caligrafía o caligrafía moderna, se le puede facilitar el diseño de sus piezas tomando sus letras escritas con un brush o una pluma, luego pasar a perfeccionarlas de forma manual y terminar su propuesta con el uso de herramientas digitales para agregar texturas, detalles y color.


Luego de ser una amante de las letras, una estudiosa constante del tema, facilitadora de caligrafía con brush y de lettering, he podido identificar que algunas veces hay una relación directa entre cuál podría ser el camino a seguir y los rasgos característicos de la personalidad. Generalmente, si eres una persona que gusta de seguir indicaciones claras y precisas para refinar tus trazos a partir de ellas y reproducir alfabetos ya establecidos, posiblemente te sientas más conectado con la caligrafía. Por otro lado, si eres una persona un poco más inquieta y te sientes más cómoda creando nuevas letras y formas usando diversos elementos, podrías inclinarte más hacia el lettering. No obstante, las dos ramas no son excluyentes. Sí estas en un punto medio y quieres experimentar un poco para tomar la decisión de cuál camino seguir o enriquecer ambas disciplinas, podrías intentar iniciar con la caligrafía usando marcador punta pincel.

¡Te invito entonces a experimentar la escritura a mano! Vas a darte cuenta de que posiblemente en el primer encuentro que tengas con este arte no estarás listo para marcar tarjetas o hacer cuadros, pero con práctica y dedicación seguro podrás lograrlo. Cada persona tiene una curva de aprendizaje diferente, pero si te conectas con el tema y estas dispuesto a regalarle unos minutos cada día, seguro verás los resultados.

130 vistas2 comentarios

© 2020 by Ana Ospina Letters

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now