• Ana Ospina Letters

Cinco errores comunes al hacer caligrafía y lettering

Hay varios caminos que se pueden tomar para iniciarte en el mundo de letras (ya sean escritas o dibujadas). Puede ser a través de libros, videos, clases presenciales y/o virtuales, entre otros. Luego de este primer encuentro, muchos aprendices se sienten un poco desilusionados y desanimados por no ver avances en sus letras.

Al ser una actividad manual, uno de los primeros aspectos a considerar es la necesidad de practicar y dedicarle varios minutos al día para empezar a desarrollar mayor habilidad, lograr trazos más fluidos y formas más definidas.

Si te empieza a gustar y te regalas varios minutos de práctica cada día, pero sientes que no avanzas al ritmo que quieres, en esta nueva entrada del blog te voy a contar sobre algunos errores comunes cuando empiezas a perfeccionar tus trazos y letras:

1. No conocer la bien técnica: debes asegurarte de estar usando bien tu herramienta. Por ejemplo, si practicas caligrafía debes revisar muy bien la forma como sostienes la herramienta, la ubicación y tu postura al escribir/dibujar, de tal manera que sientas mayor confianza y comodidad que te aseguren un mejor resultado. Además, debes conocer los principios básicos (la teoría), trabajar con guías (que incluyen líneas base, altura de letras e inclinaciones), entender las múltiples formas que puedes lograr y tener en cuenta tanto el espacio que ocupan las letras como la distancia a la que se encuentran una de otra.

2. No utilizar la herramienta correcta: las herramientas que utilizamos para escribir/dibujar letras han sido diseñadas para un uso muy específico y es importante tenerlo en cuenta a la hora de trabajar con ellas. Las letras tipo gótica, itálica y uncial se escriben con herramientas de punta recta (cuadrada); las letras tipo copperplate y spencerian se escriben utilizando herramientas con puntas finas y flexibles; en el dibujo de letras, el boceto se realiza utilizando lápiz; los micropuntas y rapidógrafos están pensados para hacer delineados y detalles; y así con cada herramienta. Por ejemplo, en la caligrafía con brush pen, una de las fallas más comunes es escribir a un tamaño diferente del que te permite tu marcador. No es recomendable que trates de escribir grande con un marcador de punta pequeña, porque es difícil lograr trazos seguros y fluidos. Debes elegir el tamaño de la punta del marcador de acuerdo con el tamaño de letra que vas a escribir, o viceversa. Si tienes la oportunidad de probar varios tipos de marcadores, podrías verificar algunas diferencias como la flexibilidad de la punta (punta cónica vs punta pincel) y el tamaño de los trazos que genera. Aunque no lo creas, hacen parte de la misma familia, pero cada uno tiene algo característico que puede ser lo que más o menos te guste al emplearlos.

Adicionalmente, también debes seleccionar muy bien el papel (o la superficie) que vas a emplear para realizar tus prácticas y piezas finales. El papel sí influye y se debe comprar con tanto entusiasmo y cuidado como tus marcadores. Si escoges mal tus herramientas o las usas de forma inadecuada, no vas a obtener el resultado que esperas y terminarás deteriorándolas y reduciendo su vida útil.

3. No dejar que tus letras hablen por ti: es uno de los errores más críticos y que debemos tratar de corregir desde el principio. Al participar en un taller o tener algún referente inicial, es muy común que trates de replicar características de sus piezas como formas de trazos, paletas de colores y tipos de letra mientras aprendes. Esto no esta mal, pero al no permitirte reconocer las formas que caracterizan tus trazos, no vas a dejar que tu impronta o ADN sea primero identificada por ti y luego poder compartirla con tus amigos y la comunidad de letras. Esto es algo tan importante como verte al espejo y darte cuenta de esa característica tuya que te gusta tanto, que te identifica y que estas feliz de mostrarle al mundo. Si te parece que debes cambiar algunos aspectos luego de conocer bien tus trazos y formas, hazlo sin miedo y muy seguro(a) de las razones de esa decisión.

Aquí también me gustaría darte un consejo. En caso de que repliques una pieza como práctica y quieras compartirla en tu red social, por favor no dudes en darle crédito al artista. Recuerda que las piezas originales son propiedad del autor y no pueden ser replicadas o usadas para fines comerciales sin su consentimiento expreso.

4. No buscar inspiración en otros temas: algunas personas consideran que sólo pueden tener ideas o activar su creatividad viendo imágenes del tema en el que quieren trabajar, en nuestro caso, letras. Es un error muy común alejarse de muchas áreas o cerrarse a la posibilidad de integrar otras temáticas para reflejarlas en tus piezas. Puedes inspirarte en una canción, en una película, al ver un documental, en tu deporte y comida favoritos, en elementos de la naturaleza como animales y plantas, en un país y su cultura o en una ciudad que te gusta y su arquitectura; sólo basta con mirar a tu alrededor y dejarte llevar por todas esas cosas que te impactan y que puedes tratar de integrar no sólo a tu proceso creativo sino también a tus piezas.

5. Compararse continuamente con los demás: no esta mal tener referentes y personas que te inspiren. Lo que debes tratar de evitar es compararte continuamente con otros y de manera destructiva. Recuerda que cada persona tiene una curva de aprendizaje diferente, cada uno distribuye su tiempo de manera distinta en actividades como aprendizaje, experimentación, práctica y creación. Si para ti, escribir/dibujar letras es un hobbie, para algunas personas es un trabajo y de acuerdo con los objetivos de cada uno se debe planear y estructurar el avance para el cumplimiento de las metas propuestas. Aquí es muy importante que te preguntes ¿Para que hago letras? ¿Cuál es mi objetivo? ¿Qué quiero lograr con ellas? ¿Qué debo hacer para cumplir mis metas? ¿Cómo me debo preparar? ¿Qué debo fortalecer? ¿En qué debo invertir? Y luego de tener muy claras tus respuestas, podrás definir como avanzar y qué hacer para lograr tus objetivos. Recuerda que sin importar si es un hobbie o un trabajo para ti, debes disfrutarlo siempre y no perder el amor por lo que realizas cada día.

Espero que esta lista te haya sido de utilidad. Si te identificas con alguno de estos errores, puedes empezar a buscar estrategias que te ayuden a corregir y mejorar en estos aspectos para que estés más feliz con tu proceso y con los resultados que obtienes. Si consideras que hay otros errores que se puedan ayudarme a ampliar este listado, por favor no dudes en dejar tu comentario. Gracias por leerme.

62 vistas

© 2020 by Ana Ospina Letters

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now