• Ana Ospina Letters

Cuéntame de que color son tus letras y adivinaré que quieres transmitir…

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos rodeados de miles de estímulos que hacen que se activen sensaciones, sentimientos y recuerdos, y a su vez, se relacionen directamente con colores, sabores, olores, sonidos y texturas (asociados a nuestros sentidos) que hemos ido almacenando en nuestro cerebro y que casi de forma automática nos ayudan a reaccionar frente a muchas situaciones.

Es así como los colores, por ejemplo, nos dan información preliminar que nos hace sentirnos atraídos o prevenidos frente a un estímulo visual, al cual generalmente respondemos de manera inconsciente. ¿Te ha pasado que antes de leer un aviso de tránsito sabes si debes parar o no? o si te topas con un insecto que no conoces pero que exhibe colores llamativos ¿no lo quieres ni tocar?

Las reacciones que tenemos frente a un color pueden tener su origen de dos maneras: inconscientes (nacen contigo), como por ejemplo asociar la combinación del color rojo y negro (ausencia de color) al peligro; o aprendidas (por aspectos culturales o de mercado), como por ejemplo la idea de que el color rosado es para niñas y el azul para niños que, aunque esto viene cambiando nuevamente con el tiempo, me parece una buena referencia para explicar este punto.

Observa las siguientes palabras…












¿Qué sientes al leer cada palabra y ver el color que usé para escribirlas?

El marketing ha utilizado la psicología del color para influenciar de forma directa en cómo los clientes toman decisiones de compra, teniendo en cuenta las sensaciones y emociones que perciben al ver un anuncio o un producto. Se ha encontrado que aproximadamente el 93% de las compras se realizan por percepción visual y el casi el 84% de las personas afirma que el color incide significativamente en la decisión de compra. Teniendo en cuenta lo anterior, es más que necesario saber qué representa o transmite cada color, para que conozcas su significado y las sensaciones/emociones a las que están relacionados, de tal modo que este criterio te pueda ayudar a seleccionar los colores para tus piezas y logres el impacto u objetivo que deseas:

· Azul: Estabilidad, calma, armonía, confianza, seguridad, serenidad, libertad, progreso, seriedad, honestidad, cuidado, fresco, frío, paz.

· Verde: Esperanza, paz, naturaleza, dinero, salud, equilibrio, crecimiento, estabilidad, orgánico, cuidado, fresco.

· Amarillo: Felicidad, juventud, optimismo, positivismo, alegría, energía, felicidad, diversión, innovación, lógica, visionario, confidente, riqueza, abundancia.

· Naranja: Creatividad, calidad, entusiasmo, emoción, calidez, precaución, felicidad, sociable, amigable, accesible, valentía, generosidad.

· Rojo: Fuerza, energía, valor, amor, odio, fortaleza, pasión, determinación, deseo, acción, audacia, peligro, prohibido, guerra, caliente.

· Rosa: Ternura, cariño, feminidad, romance, dulce, sentimental, grato.

· Violeta: Poder, lujo, sabiduría, calidad, lealtad, místico, elegante, sensual, sereno, imaginativo, creativo, nostálgico, misterio.

· Negro: Elegancia, glamur, sofisticación, lujo, poder, misterio, sobriedad, formalidad. En algunos casos frialdad, simpleza, oscuridad y negativismo.

· Blanco: Pureza, claridad, simplicidad, inocencia, limpieza, optimismo, frescura.

Sigamos con un poco de psicología y con algo sobre nuestras percepciones frente a situaciones y la presencia de los colores. ¿Has notado que los lugares de comida rápida usan colores brillantes como rojo y amarillo? Esto se hace porque se sabe que incrementan el apetito y además hacen que las personas consuman rápidamente los productos. Por otro lado, los restaurantes usualmente bajan la intensidad de la luz y usan colores como verde, azul y violeta, que invitan a relajarse y quedarse más tiempo, lo que implica un mayor consumo. Así mismo, las reposterías usan cajas rosadas para empacar sus tortas y cupcakes (el rosa se asocia con el sabor dulce) y las panaderías bolsas de color café (da la sensación de recién horneado) y no verde porque podría asociarse con moho (…me imaginé tu cara). Es claro entonces que no solo el mensaje textual es importante, sino que los colores ayudan a reforzarlo y en algunos casos pueden transmitir más que las mismas palabras o la información que acompañe un mensaje.


Resumiendo hasta aquí, podríamos decir que el gusto por el uso de ciertos colores en tus letras puede ser un tema que nació contigo (innato) y que se ha desarrollado según el ambiente en el que has crecido y vivido. Pero también es claro que si quieres transmitir un mensaje a través de tus ilustraciones o letras, es importante identificar qué sensaciones quieres despertar en las personas con las cuales vas a compartir tu arte. Aquí es importante aclarar que la forma como cada observador percibe los colores y los asocia con sensaciones o sentimientos es algo subjetivo, ya que cada persona tiene sus gustos o preferencias por formas y colores, y un sentido de la estética propio.

La manera como eliges los colores para realizar una pieza puede tener dos orientaciones distintas: intuitiva, gusto personal o por un sentimiento/sensación particular; o racional, basada en la teoría del color. Ambas son válidas y no necesariamente excluyentes entre sí.

Me gustaría compartirte varios aspectos que puedes tener en cuenta cuando quieras o necesites ponerle color a tus letras:

1. Fondo: es el color sobre el cual ubicas tu composición. Puede ser blanco o negro, o de cualquier otro color, pero terminará afectando la manera como se percibe la pieza completa.

2. Ubicación: se refiere al color que asignarás a los diferentes elementos de tu composición, como la decoración interna de tus letras (borde, líneas, puntos), la decoración externa (sombras, 3D), elementos decorativos y ornamentos.

3. Paletas monocromáticas: usas un color (matiz) y los diferentes tonos que puede tener. Por ejemplo, si usas un azul como color base y lo mezclas con negro o blanco. Si tienes una caja de colores podrás encontrar el azul celeste, azul navy, azul cielo, azul cyan, entre muchos otros.

4. Paletas policromáticas: usas diferentes colores que puedes seleccionar teniendo en cuenta su relación (teoría del color). Usualmente se toma como referencia el círculo cromático y las diferentes combinaciones que puedes lograr y que funcionan.

5. Colores cálidos: son los cercanos al rojo y al amarillo, así como algunas variaciones y mezclas de colores donde prevalecen estos matices.

6. Colores fríos: aquí podemos encontrar el azul y lograr que otros colores tomen esta característica mezclándolos con tonos de este color, por ejemplo, los verdes y los violetas.

7. Colores análogos: son los que se encuentran más cerca uno del otro en el círculo cromático.

8. Colores complementarios: colores que se encuentran de en extremos opuestos en el círculo cromático (más contraste).

9. Uso: como se va a producir la pieza final es importante. Tu pieza puede estar pensada para un formato de impresión, el cual usa el modelo CMYK (Cyan, Magenta, Yellow, Key - Azul, Magenta, Amarillo y Negro); o para pantallas, que usan el modelo RGB (Red, Green, Blue - Rojo, Verde, Azul); o para otro medio. Las combinaciones de color que funcionan en un formato no necesariamente se ven bien en otro. Por ejemplo, una pieza puede verse agradable cromáticamente en el papel y no verse tan bien en una prenda de vestir.

Un ejercicio que podrías hacer para verificar el efecto de los colores en tus palabras o ilustraciones, es que dividas el círculo cromático que se muestra en la siguiente figura, en cuatro partes y realices la misma pieza con cada una de esas tonalidades; luego preguntarle a un amigo cercano ¿qué percibe cada vez que ve una de esas piezas? Así podrás experimentar un poco e identificar qué tan importante es el uso del color y las diferentes interpretaciones que se pueden lograr, para finalmente aplicarlo cuando quieras que el color sea un elemento más que te ayude a trasmitir un mensaje con tus letras o ilustraciones. Si estás interesado en estudiar más sobre la teoría del color, te recomiendo revisar conceptos como tríada, tríadas de complementos cercanos y tétradas.

















Así que la próxima vez que quieras darle color a tus letras, ten clara tu intención y lo qué quieres transmitir, apóyate luego en la psicología del color para seleccionarlos de acuerdo con su significado, y finalmente básate en la teoría del color para determinar cuáles son las combinaciones que funcionan mejor.

Espero que te haya gustado, y si te animas a hacer el experimento me etiquetes o si prefieres déjame un comentario para leerte.

131 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2020 by Ana Ospina Letters

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de YouTube
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now